Cómo evitar comer por ansiedad en la cuarentena

Llevamos más de seis semanas sin salir de casa y muchas personas alivian su estrés con la comida. Por ello en este artículo te contamos cómo evitar comer por ansiedad o aburrimiento.

Es cierto que pasar un tiempo en la cocina tiene un efecto calmante y nos ayuda a estar ocupados en casa, sobre todo en los hogares donde hay niños, que pasan un rato agradable horneando magdalenas o tartas. Pero si en estas semanas ya has preparado más bizcochos que en toda tu vida, la cuarentena va a traerte más de un problema.

Si te has pillado abriendo la nevera sin tener hambre, buscando algo para «matar el tiempo», o si no puedes dejar de comer por ansiedad y en exceso, entonces es buen momento para ponerte en acción y cambiar este hábito que a la larga va a ser perjudicial.

Aplacar los nervios comiendo entre horas o arrasar la nevera cada vez que te aburres o sientes preocupación es señal de que hay emociones que debes aprender a gestionar de una manera más saludable.

El problema de comer por ansiedad o aburrimiento en la cuarentena

Si bien, en las redes sociales se anima a pasar tiempo cocinando con nuestros hijos, probar nuevas recetas y disfrutar del tiempo en pareja (si es tu caso). También es importante mantener unos hábitos saludables durante la cuarentena y seguir cuidando de tu salud.

Quienes viven solos a veces tienen más problemas a la hora de mantener una alimentación adecuada, ya que los horarios se llevan peor.

Por ello, es imprescindible hacer la compra pensando en lo que realmente nos beneficia y evitar caer en la tentación de traer a casa toda el helado y el chocolate del supermercado.

Elegir los alimentos con conciencia y mantener el equilibrio entre lo que comes y lo que estás «gastando» estos días, es necesario para que mantengas tu salud digestivas, evites subir unos kilos y te sientas con energía. Esto último es muy importante para mantener también tu salud emocional y mental.

Como sabes, hay alimentos que a tu cuerpo le cuesta trabajo digerir y pueden ocasionarte malestar físico, pesadez o embotamiento.

Cómo evitar comer por ansiedad

Si te has visto en la situación de comer por aburrimiento o comer por ansiedad en estos días de confinamiento, te animo a que tomes nota de los consejos para dejar de arrasar con la nevera cada vez que te sientes nervioso/a.

No dejes entrar al enemigo en casa

Esta es la regla número uno para dejar de comer por ansiedad y cambiar de hábitos.

Si vas al supermercado y tienes el antojo de comprar algo dulce, un chocolate, tarta o paquetes de patatas fritas, PARA. Respira profundo y vuelve a mirar ese paquete que tienes en la mano.

Lee atentamente los ingredientes y piensa si son los más adecuados para ti. Evita comprar todos los que tengan como primer ingrediente AZÚCAR, o que contengan jarabe de glucosa en cantidades exageradas.

Busca un producto mejor, dentro de aquello que te apetece comer, y verás que poco a poco vas comenzando a comer de manera más saludable, eligiendo lo que deseas que entre en tu despensa y tu nevera.

Cuida que el chocolate que compras tenga un alto porcentaje de cacao y si lo quieres dulce, intenta que en lugar de azúcar, tengan stevia como ingrediente. Come alimentos ricos en fibra y carbohidratos de complejos o absorción lenta, como los cereales integrales, las legumbres y las hortalizas.

Si no dejas que el enemigo entre en tu cocina, entonces tendrás menos posibilidades de caer en tentaciones poco saludables.

Ten a mano snaks saludables

Si sabes que tendrás deseos de picar entre horas, lo mejor que puedes hacer es tener a mano snaks que sean saludables.

Huye de los ultra procesados y de las harinas refinadas. En lugar de paquetes de patatas fritas, compra bolsas de frutos secos (OJO: que no estén fritos ni caramelizados 😅).

Ten fruta cortada en la nevera para poder tomarla cada vez que quieras. O puedes hacer bolitas energéticas con coco y cacao o de cacahuete.

Sustituye los helados por frutas que puedas triturar en casa y poner a congelar (si mezclas frutas con yogur natural en la batidora, puedes hacer helados riquísimos).

Bebe abundante agua

Mantenerte hidratado/a ayuda a tu cuerpo a funcionar mejor y a sentir más saciedad.

Si vas a la nevera para picar algo, puede que lo que sientas no sea hambre, sino sed. Por ello, intenta tener a mano siempre un vaso de agua o una botella que puedas llevar contigo en cualquier momento.

Si no te gusta mucho beber agua, prueba dándole sabor con limón, hierbabuena o jengibre. O puedes tomar infusiones que te gusten más. Evita en cualquier caso beber refrescos o zumos azucarados.

Realiza ejercicio físico cada día

Mantener tu cuerpo activo durante la cuarentena te ayudará a sentirte mejor física y mentalmente, por lo que podrás manejar mejor el hambre por ansiedad.

Al moverte aumentas la producción de endorfinas, la hormona de la felicidad, por lo que sientes que estás lleno/a de energía aunque estés completamente agotado por el ejercicio. Siempre que acabas una sesión de ejercicios, notas que estás más alegre. (En el vídeo te cuento lo del ciclo bueno y el ciclo malo, en relación con esto).

Además, cuando te ejercitas bebes más agua y eliges mejores alimentos. Te animo a moverte haciendo cada día algo que te guste. Puede ser bailar, hacer una rutina de zumba o entrenamientos dirigidos. O por supuesto puedes practicar yoga cada día conmigo con mi Curso Yoga en Casa o a través de mi canal de youtube.

Cuida tu autoestima y la relación que tienes contigo

Comer por ansiedad proviene del deseo de aliviar el malestar emocional que te provoca alguna situación (ya sea que está ocurriendo o que creas que puede ocurrir en un futuro), pero también juega como un auto-sabotaje cuando has decidido hacer algunos cambios en tu vida.

Esta necesidad de comer cuando estás estresado o ansiososo puede controlarse si comienzas a tomar conciencia de las emociones que provocan este impulso por comer.

Por ello, antes de cruzar la delgada línea que separa un antojo esporádico, a un atracón por ansiedad, debes observar qué ocurre en tu interior. Qué emociones te llevan a abrir la nevera y por qué tipo de estímulo se han desatado:

  • ¿Has visto algo en las noticias que te ha preocupado?
  • ¿Te han llamado para darte una mala noticia?
  • ¿Estás pensando en el futuro y esto te abruma?
  • ¿Has tenido una discusión con alguien?

Buscar la razón concreta por la que te sientes abrumada, tensa, triste, nerviosa, ansiosa o deprimida, te ayudará a encontrar mejores alternativas para manifestar esa emoción y liberarla.

En el capítulo 1 del PODCAST, te cuento por qué reprimimos las emociones y las claves para el bienestar emocional.

Es importante que descubras qué es lo que te hace comer de forma excesiva y tomes medidas. Solo tú conoces al detalle lo que sientes y piensas en cada momento. Busca la manera de oír lo que está contándote tu cuerpo y actúa con amor, cuidándote y eligiendo lo mejor para ti.

Esto no quiere decir que no puedas darte un antojo algún día o que te animes a hacer esa receta de galletas que hacía tu abuela. Si no que tengas una relación saludable con la comida y puedas disfrutar de ella sin la culpabilidad que generan los atracones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Permitir notificaciones    OK No thanks