Compartir

Los niños necesitan que nosotros los adultos les ayudemos a entender sus emociones, a calmar su ansiedad y vencer sus temores.

Los niños necesitan que les demos herramientas para enfocar su energía, descubrir y utilizar su gran potencial. La posturas de yoga adaptadas a los niños son ideales para ello.

Hemos de saber que los pequeños no nacen sabiendo, que somos nosotros (padres, cuidadores y educadores) los que guiamos en este aprendizaje.

¿Es bueno el yoga para el desarrollo de los niños?

Hay muchas madres que me preguntan si el yoga es útil para ayudar a la concentración de sus hijos, si  hacer yoga un par de veces a la semana les ayudaría a “calmarse”.

Por lo general me dicen: “tengo un niño muy inquieto”; “le cuesta concentrarse”;”mi niño no para”; “mi niña se frustra cuando no consigue hacer algo”….

Los niños de forma natural tienden al movimiento, a estar activos y enérgicos, aunque en algunas ocasiones esa energía se desborda y les impide realizar o mantener ciertas actividades de forma organizada.

La práctica de yoga es una buena forma de aprender a conectar con las emociones, observar nuestro cuerpo y nuestros pensamientos.

Yoga es meditación tanto en la quietud como  en el movimiento.

Por eso, a la pregunta ¿Le servirá el yoga a mi hijo?

Mi respuesta es un sí grande y rotundo. La práctica de yoga es una herramienta maravillosa para el desarrollo emocional y físico de los niños.

Por ello, hoy quiero compartir contigo estas posturas de yoga que puedes hacer junto a tus hijos:

7 Posturas de yoga para niños

Con la práctica continua les aportarás calma, fuerza interior y  armonía, todo lo que necesitan para descubrir y compartir su potencial.

1.- Respiración con el abdomen


Tumbados sobre una esterilla o una alfombra, indícale a tu hijo que cierre sus ojos y que coloque sus manos o su peluche favorito sobre su barriga y respire lentamente por la nariz.

Ahora debe imaginar que el vientre se llena de aire y su barriga empuja las manos y luego se aplana con cada exhalación lenta.

Beneficios de esta respiración:

Las respiraciones diafragmáticas reducen fisiológicamente la frecuencia cardíaca y disminuyen la presión sanguínea, disminuyendo las respuestas de estrés.
Emocionalmente, los niños pueden concentrarse en algo positivo y tranquilizador, estar más conectados y recuperar cierto control sobre lo que sienten en el momento.

2.- Postura del árbol

Invita a tu hijo a que imite un árbol que crece en el bosque.
Esta postura es no es solo un desafío para su equilibrio, sino también otra oportunidad para trabajar la concentración y la paciencia.
Primero debe poner su pie cerca de su tobillo contrario. lentamente va quitando el peso a la pierna que sube.
Puede intentar incluso poner la pierna más arriba, apoyando la planta contra el muslo.

“Debemos tener un tronco muy firme que no se caiga con el viento”

Las ramas de su árbol serán sus brazos y buscan el sol subiendo muy alto. Luego de un momento cambiamos de pierna y repetimos.

Puedes preguntarle qué tipo de árbol es, si le gusta que los pájaros se posen en él o si prefiere mover sus ramas para que las hojas caigan…

3.- Postura del Guerrero de paz

Esta serie de posturas trabaja la fuerza, el equilibrio, y la alineación.

No solo su fuerza física, sino también su fuerza interior.

Primero empezamos con la postura del Guerrero I (Virabhadrasana I).

Para ello damos un paso largo hacia atrás dejando una pierna delante. Flexionamos esa rodilla y elevamos brazos al cielo, como si quisiéramos tocar las nubes.

Los pies empujan fuerte hacia abajo.
Invita a tu hijo a buscar su fuerza de guerrero.
Después puedes cambiar hacia el otro lado directamente y repetir con la otra pierna.

Este guerrero puede ser también un bailarín y abrir sus brazos hacia los lados (girando la cadera hacia el frente y luego bailar hacia atrás, su mano se alarga y abre su pecho.

El guerrero de paz abre su corazón para llenar el mundo de amor y bondad.

4.- Postura del perro que se estira boca abajo

Estas postura es magnífica para jugar con nuestros hijos.
Apoyando manos y pies en el suelo y levantando las caderas muy alto, nos convertimos en perros que juegan, ladran y mueven su colita.

Incluso el perrito puede tener ganas de hacer pipí y para ello levanta una pata y luego la otra.

Con esta postura los niños se conectan con la tierra, se sienten seguros sobre el suelo que les sostiene y la vida que les rodea.

5.- Postura del camello

La postura del camello abre el corazón, conecta con las emociones y mejora la capacidad de expresión.

Invita a tu hijo a sentarse en el suelo sobre sus talones.
Con las manos busca sus talones y lleva sus caderas hacia delante. La cabeza cae libre hacia atrás y el pecho se abre.

6.- La postura de La Barca

Sentados en el suelo, comenzamos a imaginar que estamos en medio del océano y convertimos nuestro cuerpo en una barca.

Los pies se levantan del suelo mientras la espalda se inclina hacia atrás.

Los brazos serán los remos y podemos usarlos hacia un lado y hacia otro.

A veces hay olas muy grandes que nos pueden volcar, pero siempre podemos volver a subir a esa barca y seguir remando.

¡No tengáis miedo a más de algún chapuzón!

7.- Postura del niño


La postura del niño crea una sensación de seguridad y de “espacio personal”.
Sentado sobre los talones, busca tocar el suelo con su frente.
Los brazos se dejan pegados al cuerpo o estirados hacia delante y los ojos cerrados.

Esta postura le da al niño la oportunidad de decir “es hora de parar” o”necesito estar conmigo ahora mismo”.
Es un descanso de una situación abrumadora y una oportunidad de recuperar el control.

Estas hermosas ilustraciones pertenecen al libro de yoga para niños I am Yoga” (Yo soy Yoga) de Susan Verde.

Puedes encontrarlo en Amazon en inglés o español

Además en el post “7 Hermosos cuentos de yoga para niños” tienes más ideas para guiar tu práctica de yoga con niños.

Y si quieres seguir practicando yoga junto a tus hijos aquí tienes una canción de yoga para trabajar posturas de pie con niños que hemos grabado con mi hija Amapola 🙂

Espero que te guste el post de hoy y te sea muy útil.

Si tienes otro cuento de yoga o material que pueda sernos de ayuda déjalo en los comentarios, me encantará leerte 😉

Compartir
Mi nombre es Gabriela Litschi, soy terapeuta ocupacional, instructora de Yoga formada en el Instituto Europeo de Yoga y especializada en Maternidad. Puedes conocer más sobre mi en https://www.naturayterapia.com/acerca-de/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, añade tu nombre