¿Sabes por qué el yoga nos ayuda a tener un embarazo feliz y saludable?

Me inicie en el mundo del yoga unos meses antes de quedarme embarazada y en aquella época no hubiese imaginado todo lo que la práctica de esta disciplina haría por mí antes del embarazo, y sobre todo ahora que ya estoy de 25 semanas de gestación.

Gabriela Litschi Yoga

Mucho se ha escrito ya sobre los beneficios del yoga para la salud del cuerpo y de la mente. Sabemos que se recomienda a personas de todas las edades y condiciones físicas, y que su práctica habitual suele «cambiar la vida» de quienes descubren en el yoga un camino hacia el autoconocimiento y el bienestar.

En mi caso, empecé poco a poco, probando el yoga físico o Hatha Yoga, ya que soy un manojo de nervios y solo el hecho de pensar en la meditación y tener que permanecer un buen rato quieta y en silencio me parecía imposible…

Por ello decidí obviar un poco la meditación y comenzar realizando sesiones de posturas que, aunque a primera vista pensé que serían fáciles y un poco aburridas, me sorprendieron por el grado de concentración que requieren para mantenerlas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gabriela Litschi (@gabrielalitschiyoga) el


Y es que para mí, acostumbrada a ejercicios de intensidad, que me dejaban agotada y sudorosa, el yoga era una especie de estiramiento y no me convencía del todo la parte espiritual, pues como ya he dicho antes, mis nervios no me dejan estar mucho rato quieta o en silencio. Pero, una vez empezado el camino hacia el yoga, he de reconocer que ¡estaba muy equivocada!

Entendí así que el yoga no es sólo realizar unas cuantas posturas, ponerse a meditar en loto o permanecer inmóvil sin más.

El yoga es una manera de vivir, una elección de pautas tanto físicas como mentales que podemos aplicar a nuestra vida en general y que no sólo se quedan en la hora de práctica.

Gabriela Litschi Yoga

¿Qué me ha enseñado el Yoga?

El yoga nunca deja de enseñarte cosas, es una filosofía que tiene vida propia y se adapta a lo que necesitas en cada momento y cada etapa de tu vida.

Antes de mi embarazo el yoga me enseñó a controlar mi cuerpo, a tener más «resistencia mental», porque hasta esa fecha sólo trabajaba la parte física y con el yoga aprendí que no se trata sólo de fuerza y resistencia muscular, sino de mantener una mente alerta a lo que estamos experimentando mientras trabajamos el cuerpo.

Gabriela Litschi Yoga

Yo solía hacer footing para relajarme, liberar la tensión y desconectar, con el yoga en cambio, aprendí también a conectar con lo que mi cuerpo siente en cada movimiento y a disfrutar de ese esfuerzo o de ese descanso que le proporciona cada postura.

Una vez que comencé a aprender sobre los tipos de respiración y a aplicar pequeñas meditaciones antes y después de la práctica, aprendí también a serenar mi mente…a batallar contra ese huracán de pensamientos que nos asecha durante todo el día. ¡Y qué bien me sentó!

Siempre que comienzas una práctica, dejas de lado el pasado y el futuro, para quedarte en el momento presente disfrutando de ese tiempo dedicado a tu cuerpo y tu mente. Es algo tan simple que sin embargo cuesta entender al principio, sólo se logra con la práctica.

¿Qué aporta el Yoga a mi Embarazo?

Si el embarazo dura nueves largos meses, dentro de los cuales nuestra vida da unos cuantos giros y cambios, el yoga aporta casi TODO lo que necesitas para llevar de la mejor manera este periodo que es maravilloso y a la vez complicado.

Por una parte, a nivel físico, el yoga aporta múltiples beneficios para el cuerpo de la mujer embarazada. Practicar con frecuencia sesiones de Asanas favorece mantener un cuerpo sano, fuerte y flexible. Preparándolo para los cambios que se producen durante la gestación y ayudando a que el parto sea más sencillo y la recuperación post-parto más rápida.

A nivel emocional el yoga en el embarazo ayuda a manejar los sentimientos de miedo que pueden aparecer ante lo desconocido, la ansiedad que a veces sentimos cuando pensamos en si estaremos preparadas para cuidar de una nueva vida, etc…

Gabriela Litschi Yoga

El yoga me aporta paz y me tranquiliza cuando necesito aquietar la mente. Me ayuda a conectar con mi interior y a formar con mi hija un vínculo de armonía, lejos de las preocupaciones y el estrés que provoca el preparar la llegada de un bebé.

Gabriela Litschi Yoga
Por otro lado, el yoga me recuerda que debo disfrutar del presente, ya que es lo único que importa realmente. El pasado ya no tiene vuelta atrás y el futuro aún no llega. Lo que importa es el AHORA, y mi ahora es una experiencia que nunca antes viví y me resulta maravillosa.

Cuando practico yoga me siento plena, conecto con mi cuerpo, entiendo que está cambiando, me doy cuenta de mis nuevas limitaciones y las acepto con alegría …ya no puedo ponerme boca abajo ni flexionarme sobre mis piernas porque tengo un hermoso bulto creciendo día a día y ¡me encanta!

Aquí podéis ver cómo ha ido creciendo Amapola en estos nueve meses de embarazo, espero que os guste!