El sabio indio Patanjali describió en los yoga sutras de Patanjali el óctuple sendero del yoga.

En él describe  los ocho pasos que el practicante debe seguir para recorrer el camino hacia la verdadera esencia del alma y alcanzar la vida plena.

Estos ocho pasos del yoga son: yama, niyama, asana, pranayama, prathyahara, dharana, dhyana y samadhi.

El yoga no dispone de un orden moral estructurado “desde fuera”, pero sí proporciona una línea general de conducta ante los demás y ante uno mismo; toda moralidad existe para el yogui en función de la liberación, que es el único bien absoluto.

 Los Yamas y Niyamas conforman la guía ética del yoga. En occidente sirven de base para un código ético de conducta entre el yogui y la sociedad que le rodea.

 Los 8 pasos del yoga para alcanzar la vida plena

1.-  Yama (Principios Universales)

Se refieren a los principios éticos y reglas para vivir en sociedad. Son 5 preceptos que rigen la conducta de un yogui:

  • Ahimsa: la no violencia y el respeto a la vida. Es un concepto que se basa en no herir al otro ya sea con la palabra, el pensamiento o la obra. El yogui muestra amabilidad y compasión hacia los demás, hacia el entorno  y hacia él mismo.
  • Satya: que significa veracidad, incita a ser sincero y honesto. No mentir ni engañar, tanto a otros como a nosotros mismos.
  • Asteya: se entiende como no robar ni aprovecharse de una situación que alguien nos ha confiado. Va más allá de apoderarse de bienes materiales, también se incluye “robar” el tiempo, la energía o la paz ajena.
  • Brahmacarya: Moderación sexual, conservación de la energía. Evitar los excesos sexuales, que suponen la forma más rápida de agotar las fuerzas vitales y desviar a la persona de su camino. No negar la sexualidad, pero no ser gobernado por ella; liberarse del apego a la sexualidad sin negar sus virtudes. No implica celibato, sino no desperdiciar la energía sexual, ya que es inmensamente poderosa.
  • Aparigraha: Limitar las posesiones. Hace referencia a vivir sin codicia, vivir de manera sencilla y recibir lo que es justo  sin aferrarse a los bienes materiales ni a nuestros pensamientos o emociones. También incluye huir de la envidia que es desear lo que otros poseen y actuar con responsabilidad con nuestro entorno.

 

2.- Niyama (Principios Personales)

Son las disciplinas individuales y actitudes hacia uno mismo.

  • Saucha: significa “pureza” o “limpieza”. Tanto externa como interna. Además de mantener una higiene corporal y del entorno se añade también una alimentación equilibrada y unos pensamientos puros.
  • Santosha: es  el precepto de la satisfacción. Sentirnos contentos con lo que tenemos y adoptar una actitud más amable hacia lo que no podemos cambiar (No se trata de no esforzarse o utilizar este concepto como excusa para “no hacer”).
  • Tapas: puede entenderse como “quemar”  y su uso hace referencia a la autodisciplina. Significa vivir con entusiasmo la vida y desarrollar nuestra capacidad resolutiva. Tener valor para enfrentar los problemas y no quedarse en “la comodidad” de las situaciones agradables. Para eliminar las impurezas del cuerpo y la mente Tapas exige autodisciplina y persistencia.  Asana y pranayama son una forma de tapas.
  • Swadhyaya: es autoconocimiento, el estudio de uno mismo. Disciplina diaria que incluye la  reflexión, el recogimiento y la observación de nosotros mismos. Estudiar y nutrirse de libros que ayudan al desarrollo espiritual y liberan nuestro potencial es una forma de trabajar esta interioridad.
  • Isvara pranidhara: es la entrega y el desprendimiento. Libera al al yogui de los deseos mundanos. Su práctica busca que la acción provenga del amor auténtico y  que éstas sean ofrecidas a lo Divino (llámese Dios, Totalidad, etc…)

 

3.- Asana

Asana significa pose o postura. Las asanas son posiciones específicas del cuerpo que limpian los canales de energía y equilibran el flujo de la misma en el organismo, generando estabilidad física, mental y emocional.

Las asanas deben realizarse con plena conciencia y sin esfuerzo, buscando la calma y la comodidad, y sosteniendo un ritmo respiratorio firme y constante.

Controlando el cuerpo, se controla la mente; las asanas son herramientas para acceder a estados más elevados de conciencia. Actúan de manera somato-psíquica: del cuerpo hacia la mente.

Se logra la perfección en asana cuando cesa en esfuerzo, y se obtiene la relajación manteniendo la estabilidad y la conciencia.

4.- Pranayama

La palabra Prana significa energía. Energía cósmica, energía individual, energía intelectual: todas ellas son prana. El prana es universal e impregna a cada individuo así como al Universo a todos los niveles.

“Al igual que la brisa dispersa las nubes que cubren el Sol, pranayama aparta las nubes que ocultan la luz de la inteligencia.”

 

 

Todo cuanto vibra en el Universo es prana: el calor, la luz, la gravedad, el vigor, la potencia, la vitalidad, el aliento y el espíritu; son todas formas de prana.

Prana es la energía que mueve la vida. Pranayama, o control de la respiración, es el corazón del yoga. Su práctica conecta la respiración y la conciencia, aumentando nuestra vitalidad. Por lo tanto, la palabra pranayama significa expansión del prana o energía vital.

Las técnicas de pranayama utilizan la respiración para influir en el flujo de prana en los nadis o canales de energía del pranamaya kosha o cuerpo energético.

 

La respiración consta de cuatro partes:

  • Puraka: inhalación
  • Rechaka: exhalación
  • Antarana Kumbhaka: Retención de la inhalación.
  • Bahya Kumbhaka: Retencion de la exhalación.

Las retenciones son la parte más importante de los pranayamas. Todos los movimientos, incluso la respiración, crean fluctuaciones en la mente.

Cuando cesa la respiración se experimenta un estado de “pausa” y se acceden a niveles más profundos de conciencia.

Se corre el velo que cubre la inteligencia y la luz penetra vigorosamente en las partes más profundas del Ser

5.- Pratyahara:

Es replegar o “dominar” los sentidos. Cuando la mente es capaz de dominar los sentidos, los estímulos externos que hacen que nos vivamos en pensamientos dispersos disminuyen y, en ese momento la mente es capaz de mirar hacia dentro trabajando así en la búsqueda interna.

Con el trabajo de este paso se puede avanzar a los siguiente pasos del camino del yoga.

6.- Dharana

SIgnifica concentración. Alude a la capacidad de dirigir la mente hacia un punto fijo y mantenerla allí. Es el paso previo para los pasos siete y ocho.

7.- Dhyana

Dhyana significa meditación. Cuando se mantiene firmemente dharana, esta evoluciona convirtiéndose en dhyana. El flujo de atención se vuelve regular y continuo.

En dhyana el tiempo psicológico y cronológico se detienen y la mente observa su propio comportamiento.

Es un estado contemplativo, en el cual la atención pasa de unidireccional a no-direccional.

8.- Samadhi:

Samadhi significa absorción total.

Cuando el objeto de meditación absorbe al meditador, se pierde la consciencia de uno mismo.

Esta unión de sujeto y objeto es samadhi. Cesan las fluctuaciones de la mente y se experimenta un flujo uniforme de conciencia, que impregna los cinco koshas o envolturas, las cuales se ha purificado y solo reflejan la luz del alma.

La práctica (abhyasa) y el desapego o renuncia (vairagya) son los medios para detener los movimientos de la conciencia. La práctica es el aspecto positivo del yoga, e implica yama, niyama, asana y pranayama.

El camino involutivo de renuncia implica pratyahara, dharana, dhyana y samadhi.

2 Comentarios

  1. muy buena informacion para aquellos que tengan ojos, que vean; y los que tengan orejas que oigan lo que es el desarrollo holistico del ser humano. gracias muy respetable maestra.

Comments are closed.