¿Tú podrías ser sanador de Reiki?

Para poder hacer Reiki a otras personas, no tienes que estar dotado de ninguna habilidad especial, cualquier persona puede hacerlo, para comenzar a dedicarte a esta terapia energética únicamente deberás ser iniciado por un maestro de Reiki, que abrirá tus canales energéticos para que seas capaz de canalizar la energía a otros a través de tus manos. Existen muchas técnicas para canalizar energía con las manos, Reiki es sólo una más. ¿Crees que podrías ser un sanador de Reiki?

A grandes rasgos podríamos definir Reiki como una técnica japonesa de imposición de manos en la que el terapeuta hacer pasar energía a través del paciente con la intención de equilibrar su organismo. Esta técnica fue desarrollada por el doctor Mikao Usui hacia el año 1920 basándose en técnicas milenarias tibetanas.

Se ha establecido que REI significa «universal» y KI significa «energía», de modo que el término Reiki se puede entender como la energía universal.

El Reiki no impone ningún tipo de dogma de fe y quien lo practica puede hacerlo en base a sus creencias. Cuanto más se adapte la técnica a sus creencias personales, tanto más útil será para el terapeuta. Para quienes trabajan con el Reiki, cuando canalizan la energía del Reiki están canalizando el amor incondicional.

La diferencia entre esta técnica de imposición de manos y otras es que con Reiki, el terapeuta no hace uso de su energía corporal,sino que la obtiene de fuera y tampoco establece una comunicación bidireccional con el receptor, de manera que ni se cansa haciendo Reiki, ni corre peligro de «contraer la enfermedad del paciente».

¿Qué puede hacer el Reiki por tí?

Reiki es la energía del amor y dicen, que el amor todo lo puede. Hay muchísimos casos documentados de sanaciones con Reiki de todo tipo de enfermedades. Reiki se puede utilizar para cualquier enfermedad física, mental o emocional.
En realidad Reiki en sí, no cura nada. Es tu propio cuerpo el que se sana. Reiki armoniza las zonas de tu cuerpo que puedan estar comprometidas con un exceso o carencia energética. Una vez que la energía se reequilibra, es tu propio organismo el que hace el trabajo de autosanación para el que está diseñado.
Los terapeutas creen que tu cuerpo es capaz de generar cualquier sustancia química para regenerarse, pero que para que esta maravilla orgánica ocurra, tu cuerpo debe estar en armonía. Con Reiki ayudn al organismo a entrar en armonía.

Reiki es capaz de ayudarte a tres niveles:

Nivel físico. Reiki ayuda a aliviar todo tipo de dolores físicos, inflamaciones, problemas de la piel, lesiones, fracturas, ansiedad, etc.

Nivel mental o emocional. Reiki también puede ayudar a aliviar problemas emocionales tipo, depresión, insomnio, agresividad, infelicidad, tristeza, desamor, etc.

Nivel espiritual. Reiki te ayuda a encontrar la armonía, la paz y el equilibrio, etc.

Reiki como filosofía de vida también puede ser usado como herramienta de crecimiento personal ya que aprendes a relacionarte con tu organismo y tus emociones de otra manera y también empiezas a comprender a las personas que te rodean mejorando sensiblemente tus relaciones interpersonales y tu
forma de ver el mundo.

Cuando un paciente se somete a unas sesiones de Reiki para solucionar un determinado problema, no siempre la solución es la que espera el paciente. Reiki siempre proporciona lo mejor para el paciente. De manera que si algún paciente desea solucionar un problema de pareja, por poner un ejemplo, es posible
que el desenlace sea una ruptura, aunque ésta se producirá de forma armoniosa, porque eso era lo mejor para el paciente. Por eso, con frecuencia se dice que «El Universo te da lo que necesitas, ¡pero no siempre lo que quieres!»

Es muy importante recalcar que el Reiki jamás debe ser usado como sustituto de tus terapias o tratamientos médicos o psicológicos, sino como un complemento para el tratamiento.

En el Manual de la Asociación Española de Terapias Complementarias Causay se explican unos puntos importantes acerca del Reiki y su aplicación:

  • Reiki no puede ser utilizado para hacer el mal, si se utilizara, sencillamente no funcionaría.
  • Reiki no impone dogmas de fe o filosóficos.
  • Reiki es una “energía inteligente”, siempre va allí donde es más necesario.
  • Reiki no usa tu energía, después de iniciarte podrás usar Reiki a tu antojo y no perderás tu energía corporal.
  • El practicante de Reiki es un mero canal de energía, no decide cuánta energía quiere dar, cuánto debe recibir o dónde va.
  • Tampoco sanamos a nadie, es el paciente el que decide qué hacer con la energía que le proporcionas.
  • Reiki no es un acto mental, no es necesario concentrarse para hacer Reiki.
  • Para practicar Reiki no necesitas ningún don especial, cualquier persona canalizar Reiki.
  • En Reiki lo importante no son las sensaciones físicas que te produce, lo importante son los resultados que obtienes.
  • Reiki es unidireccional, la energía sale de tus manos hacia el paciente, pero la energía del paciente no entra en contacto contigo. Tampoco tu energía personal (ejemplo: tienes un mal día y estás enfadado)
    llega al paciente. Cuando haces Reiki, Reiki es lo que sale por tus manos. Si sientes algo durante el tratamiento, es tuyo.
  • No existe la energía positiva o negativa. Nosotros pensamos que la energía es energía y que sencillamente hay energía que en este momento no nos viene bien, aunque en otros momentos, podría salvarnos la vida.
  • No puedes recibir una sobredosis de Reiki. Cuando la zona comprometida del cuerpo se reequilibra la energía deja de fluir.

Si te interesa este tipo de sanación puedes obtener más información en el Manual de la Asociación Española de Terapias Complementarias Causay, elaborado por Ricardo Rowland y Alicia Carrasco. Un completo manual para iniciarte en el mundo del Reiki y comprender las bases de esta terapia energética.

Puedes encontrar este manual y diversos cursos en la página terapiascomplementarias.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Permitir notificaciones    Ok No thanks