A la pregunta: ¿Por qué hacer yoga con tus hijos? mi respuesta es que uno de los mejores regalos que puedes hacer a tus hijos es compartir tu tiempo con ellos.

Los lazos emocionales que crearás con tus hijos al pasar tiempo a su lado, enseñándoles a descubrir el mundo que les rodea y a descubrirse a ellos mismos, su cuerpo y sus emociones, será una experiencia impagable con la que llenarás de amor, respeto y confianza sus vidas. El yoga es ideal para conseguir todo esto

Una de las maneras de fortalecer la relación entre padres e hijos y crear momentos especiales en familia es haciendo yoga todos juntos. Además de enseñarles una práctica saludable que les servirá para toda la vida, hacer yoga con tus hijos mejorará la comunicación familiar y la expresión de sentimientos tanto de los niños como de los padres.
No importa si aún son bebés, si tienen ya dos o más años o si ya están en la edad escolar, siempre es buen momento para sumergirse en el mundo del yoga y disfrutar de esta forma de vida.

Que te vean meditar, encontrar la paz, bajar el ritmo…todo eso es aprendizaje.

 

Una foto publicada por Gabriela Litschi (@gabrielalitschi) el

 

  Yo practicaba yoga antes y durante el embarazo, ahora disfruto del yoga junto a mi hija de cinco meses, que mueve sus brazos y piernas enérgicamente debajo de mi mientras me ve hacer la postura del perro mirando hacia abajo y sonríe sin parar.

¿Cuándo hacer yoga con tus hijos?

No es tan difícil encontrar un hueco en nuestra agenda para destinar tiempo a una hora de yoga con nuestros hijos. Lo importante es que elijas un par de días a la semana en los que puedas estar tranquila o tranquilo, sin prisas y disfrutando de ese momento especial. Puede que un sábado o domingo sean los días perfectos para hacerlo.

Cuando los niños son un poco más grandes intenta que la hora de yoga en familia sea siempre el mismo día y a la misma hora, así vas creando un hábito en tus hijos y de paso ellos ya están esperando que llegue el día del yoga con papá y mamá.

Mi pequeña aún no sabe de horas ni mucho menos días de la semana, pero si que sabe cuando es de día y cuando está anocheciendo. Por eso intento que las horas del yoga sean por la tarde, después de comer y antes del baño.    

¿Qué necesito para hacer yoga con mis hijos?

  1. Para hacer yoga con tus peques no hace falta más que un sitio despejado en el salón, el jardín de tu casa, una habitación con sitio suficiente para tumbaros en el suelo…da igual el lugar, puedes crear tu zona de yoga donde quieras.
  2. Necesitarás un par de esterillas y alguna mantita si tu hijo es aún un bebé. Con la manta estará mas acolchado y a gusto mientras está tumbado
  3. Elige música que os guste y relaje, ya puede ser música tibetana, mantras o música clásica, lo importante es que os sintáis bien escuchándola.
  4. Un cuento de Yoga: Para ayudar a la práctica de yoga con niños existen muchos cuentos de yoga que relatan historias con hermosas enseñanzas y a la vez tienen personajes que van adoptando diferentes posturas de yoga y hacen más fácil que los niños aprendan las Asanas.Puedes ver algunos de estos libros en el post “7 Hermosos cuentos de Yoga para niños”
  5. Pero sobre todo, para hacer Yoga con tus hijos necesitas tu cuerpo y tu mente abiertos a experimentar, sentir y disfrutar.

Una foto publicada por Gabriela Litschi (@gabrielalitschi) el

¿Cómo organizar una sesión de yoga con tus hijos en 5 pasos?

1º Preparación y calentamiento

Comienza creando un ambiente de armonía y quietud. Desconecta de tus preocupaciones y de todo lo que “debes” hacer en el día…Así reflejarás ese sentimiento de serenidad a tus hijos.

Si, como en mi caso, tu hijo o hija es aún muy pequeño, trabaja desde tu interior.

Empieza por serenar tu mente y tu espíritu. Haz las respiraciones de calentamiento o pranayamas o simplemente estírate para desperezar tu cuerpo y calentar tus músculos. Tu bebé estará tumbado cómodamente a tu lado mientras te oye respirar o cantar un mantra de calentamiento. Se sentirá seguro y acompañado, tomate ese tiempo para disfrutar de la quietud del momento.

Si tus hijos son ya un poco más grandes, invítalos a participar de esta preparación para comenzar la hora del yoga, podéis hacer el siguiente ejercicio de respiración  para centrarse en uno mismo:

“Ejercicio de la Nube Blanca”

Respiracion de la nube blanca

“Cada vez que inhalas, imagínate que entra, muy despacito, una pequeña nube blanca por los agujeros de tu nariz. Luego, cuando exhalas, imagínate que la nube sale de tu nariz lentamente. Repite unas cuantas veces. La nube blanca entra y sale…”

Con este simple ejercicio los niños se relajan y se concentran en su respiración y toman conciencia de su cuerpo y del momento presente. Una forma ideal de comenzar la práctica.

2º Una historia para imaginar

Nárrales un cuento que les haga soñar. Háblales de animales que viven aventuras y de personajes que disfrutan de la naturaleza y se convierten en un árbol, una montaña, un perro, un león…(todo esto te servirá para la siguiente parte

3º Las Asanas

La historia que has narrado anteriormente se puede hacer ahora con el cuerpo. Utiliza a esos animales y esos pasajes para cada postura de yoga

Comienza con El saludo al Sol y luego con las asanas que desees realizar, si tu hijo es aún bebé puedes interactuar con el durante las posturas o simplemente mantener el contacto visual mientras el juega en su mantita.

si ya son mas grandes enséñales a realizar cada postura, a respirar mientras la mantienen, fluir con cada movimiento y convertirse en los personajes del cuento.

4º Conciencia del cuerpo y sentimientos

Cuando acabes la práctica observa tu cuerpo y nota cómo se siente después de haber calentado, estirado, respirado… ¿Te sientes mejor?  Pregunta a tu hijo/a cómo se siente (ligero como una pluma, largo y fuerte como un árbol)

5º Respiración final y Gratitud

Termina siempre con una respiración profunda, puedes usar nuevamente el ejercicio de la nube blanca.

No olvides dar las gracias por tus hijos, por ti, por este momento juntos, por esta hora del yoga en familia.

Pon tus manos en forma de plegaria y acaba con un Namasté lleno de gratitud.

¿Te animas a probar?

Si quieres saber qué beneficios aporta el yoga para tus hijos puedes encontrar una lista en el post “Yoga para niños ¿Por qué es importante su práctica?