Siempre hablamos de lo bonito que es ser madre y de lo maravilloso que es dar a luz y ver crecer a nuestros hijos, pero pocas veces comentamos abiertamente los asuntos «menos bonitos» de convertirse en mamá y que nos afectan directamente a las mujeres durante el postparto.

Será porque no nos gusta quejarnos o porque «queda mal» decir:

estoy cansada, estoy estresada; o simplemente quisiera dormir unas cuantas horas seguidas sin preocuparme por nadie.

Eso no pega con una mamá, porque parece que las madres debemos «hacer de todo» y con buena cara, aunque estemos recién salidas del paritorio.

Por eso quiero compartir contigo una lista de las cosas que me hubiese gustado saber antes de dar a luz a mi hija.

Las 7 cosas que No te cuentan sobre el Postparto

y que deberías recordar una vez que tengas a tu bebé junto a ti

1.- Tienes derecho a llorar

Cuando llegue el momento de dar a luz tendrás muchos sentimientos contradictorios y tus hormonas estarán muy revueltas.

Pasarás de la alegría de saber que estás a punto de ver a tu bebé al miedo que entraña el saberte responsable de algo tan grande como es la maternidad.

Todo ese cúmulo de emociones tiene que salir al exterior de alguna manera y la mejor de ellas es a través del llanto.

Llora todo lo que haga falta, llora sin saber por qué y permítete sentir ese «no se que me pasa», porque es normal y muy sano.

2.- Te va a doler, pero el dolor pasará

Ser madre está ligado íntimamente al dolor.

Las contracciones duelen y dar a luz también, pero no te asustes podrás soportarlo muy bien (estás preparada para eso) y el dolor pasará.

Cuando comiences a amamantar sentirás dolor porque tus pechos no están acostumbrados a su nuevo rol y seguramente aparecerán grietas en tus pezones que dolerán cada vez que tu bebé deba comer.

La subida de la leche también duele, a mi me dolía la espalda como si me quemara, pero te aseguro que eso dura poco, es sólo la adaptación de tu cuerpo a un nuevo estado.

Como lo anterior, esto también pasará.

3.- Sentirás que no eres Tú

Acabas de pasar por un proceso increíble de transformación.

Tu cuerpo modificó su estructura y funcionamiento durante nueve meses para conseguir hacer de tu bebé un ser apto para vivir fuera de ti.

Ahora que has dado a luz necesitas tiempo para que todo vuelva a su sitio.

Seguramente, y lo digo por mi experiencia, cuando te veas al espejo por primera vez después del parto no te reconocerás.

Ya te habías acostumbrado a tu figura de embarazada que tanta ternura irradia.

Ahora estás dolorida, cansada y sin tu bebé llenando esa barriguita y puede que a primera vista no lo aceptes del todo.

Ten paciencia, tu cuerpo volverá a ser el mismo de antes y esa sensación de cansancio y pesadez será sólo momentánea.

Aunque no te guste la imagen del espejo al mirarte en él dile a esa mujer que es preciosa, valiente y sobre todo dile que es una madre que puede con todo.

4.- Tus emociones estarán a flor de piel

Si durante el embarazo las hormonas ya están haciendo de las suyas con nuestros estados anímicos, cuando das a luz lo notarás más. Permítete estar triste, es normal.

Permítete llorar sin razón cuando veas la cara de tu bebé y llorar por miedo a lo desconocido. Como te dije antes, estás en todo tu derecho.

Piensa que convertirte en madre no es un paso, sino un salto en tu madurez como mujer, y esto es algo que debes ir entendiendo con el tiempo por lo que es normal tener un poco de miedo al principio.

Intenta rodearte de un círculo de apoyo que te comprenda y te brinde cariño y tranquilidad.

5.- Tienes derecho a estar «sola»

Si no te apetece ver a nadie más que al padre de tu bebé o a los familiares más cercanos no tengas miedo de decirlo.

Si no quieres hacerlo directamente pide a tu pareja que lo comunique, recuerda que tanto el parto como la etapa del postparto son tiempos para ti y para tu bebé.

El postparto es el momento más importante en el que aprendéis el uno del otro, os conocéis y fomáis un vinculo único…que nadie te robe este tiempo de encuentro.

Muchas veces la gente intenta ayudar y más que eso lo que consigue es causarnos más estrés.

Sé sincera y no tengas miedo a que tus decisiones puedan sentar mal…ahora lo más importante es que te recuperes y atiendas al recién nacido.

6.- Muchas de las cosas que crees que un bebé necesita te van a sobrar

Hay mil cosas para bebés que parece que son necesarias y cuando estamos embarazadas nos volvemos locas comprando.

El cambiador, el osito con música, la bañera con mueble, el sillón para amamantar y un largo etcétera de artilugios que han ido apareciendo en los cuartos de bebés con el paso del tiempo.

Déjame decirte que hay muchísimas cosas que se irán directo al trastero al primer mes de vida de tu hijo.

Lo que tu bebé necesita son tus brazos, tu teta y tu amor, lo demás es un accesorio (para confirmarlo sólo basta echar un vistazo a cómo crían las madres en países más desfavorecidos).

7.- Recibirás muchas opiniones y consejos que no has pedido

Es muy común que durante el embarazo todo el mundo opine sobre qué debes hacer y dejar de hacer respecto a tu bebé…pues te aviso amiga mía que cuando hayas dado a luz esto será ¡¡aún más habitual!!

Si bien es cierto que como madres primerizas hay cosas en las que estamos muy «verdes» también lo es que, como buenas mamíferas, tenemos un instinto natural que nos dice lo que tenemos que hacer cuando tenemos a nuestro bebé en brazos.

Muchas cosas de las que te digan te sentarán mal (aquí también tienen algo de culpa las hormonas 😉 ).

Estarás muy susceptible a las críticas y lo más seguro es que acabes cogiendo manía a los «yo con mi hijo lo hacía así» y los «¿de qué teta le has dado? ¿la has cambiado ya?».

Pero tómatelo con calma, si son muy pesados a tu alrededor tu responde «sí sí, por supuesto» y luego haz lo que estimes conveniente para ti y tu bebé.

Hacerte mala sangre no te ayudará (a mi me ponían histérica y en vista que los  «consejos gratuitos» vendrían hasta que la niña tenga edad para ir a la universidad, tuve que aprender a cultivar mi paciencia).

Pero como ahora soy madre con meses de experiencia y tu eres primeriza te voy a dar yo un consejo para quedarme a gusto:

 

«Confía en ti, ¡lo harás genial!»

 

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Gaby!! Me encanta leer tu blog!! Esto me servirá mucho ya que tengo 10 semanas y las personas ya me dicen lo que debo hacer!!! Jajajaja cariños desde Chile! Un abrazo!!!

  2. A medida que leo tu trabajo me agrada mas y tambien tu franqueza para transmitir, gracias.

Comments are closed.