¿Te has apuntado ya a la fiebre de las sentadillas o squats?
si aún no lo has hecho te traemos 5 razones para comenzar hoy mismo a practicarlas.
Las sentadillas son un ejercicio fundamental en casi todos los programas dedicados a entrenadores y atletas y cada día son más las personas que incluyen este elemento en su entrenamiento semanal.
Y es que no solo las chicas que desean tener unos glúteos firmes y definidos sacan provecho de las sentadillas, sino que beneficia muchos más grupos musculares cuando se practican.

 

Las sentadillas aportan fuerza, potencia, flexibilidad y equilibrio al cuerpo, sin importar el grado de tonificación de cada persona, es un ejercicio que se adapta a las condiciones físicas individuales y que además admite muchas variantes.
Es por ello que pueden realizar cada día, ya que al alternar sus variantes permite una adecuada recuperación de los músculos entre entrenamientos y conseguir evitar así el desgaste  muscular.
Las sentadillas pueden utilizarse para distintos fines, desde ganar más velocidad en las carreras, tonificar los muslos o conseguir unas piernas más delgadas… No te pierdas estas

5 RAZONES PARA REALIZAR SENTADILLAS CADA DÍA:

1.-  Aumentan la fuerza y la potencia

Como hemos dicho en artículos anteriores, ponerse de cuclillas requiere de una gran fuerza y potencia en piernas, en este movimiento trabajan poderosamente los glúteos, los músculos isquiotibiales y los cuádriceps, que son los principales estabilizadores a la hora de bajar y subir el cuerpo.
El movimiento de sentadilla también mejora la capacidad de extensión de cadera, que es esencial para muchos deportes y para la vida diaria.
Además al ponernos de cuclillas se estimulan las hormonas relacionadas con la creación y crecimiento de musculatura, que fortalecen el cuerpo entero.
los beneficios de hacer sentadillas

 

2.- Consiguen piernas y nalgas bien definidas

La fiebre de las sentadillas está de moda. Si os acercáis a un gimnasio veréis que, sobre todo las chicas, dedican mucho tiempo de su entrenamiento a la realización de sentadillas.
Suelen realizar diferentes tipos de sentadillas utilizando barras, mancuernas, balones o kettlebells.
Sin duda los resultados de este entrenamiento saltan a la vista. Después de un tiempo realizando sentadillas en tu entrenamiento habitual, notarás cómo tus cuádriceps, isquiotibiales y glúteos lucen un aspecto mucho más definido y tonificado.
Si no te atreves a realizar sentadillas con peso, comienza sin él.
Cuando tengas la técnica de una correcta bajada al suelo empieza a añadir pesas a tu ejercicio, no tengas miedo a ponerte de cuclillas con peso, a esas alturas tus piernas estarán tan fuertes y potentes como para soportar bajar y volver a subir una y otra vez.

 

3.- Aumentan la movilidad de caderas y tobillos

Realizar sentadillas con peso es una buena manera de aumentar el rango de movimiento de las articulaciones de tus caderas y tobillos, lo que te ayudará a reducir el dolor de espalda y rodillas y mantendrá tu cuerpo tonificado y preparado para cualquier ejercicio.
Las sentadillas son una magnífica alternativa pata mejorar la movilidad articular sin dañarlas.

 

4.- Fortalecen y mejora tu «CORE»

El core o núcleo es el área que engloba toda la región abdominal y la parte baja de la espalda. Está compuesta por el recto abdominal, el transverso abdominal, el suelo pélvico y el multífidus.
Cuando realizas sentadillas la musculatura del core también trabaja para estabilizar el tronco y mantener el equilibrio.
Al hacer sentadillas desafías tu núcleo y lo llevas a distintos rangos de movimiento, lo que a su vez tonifica toda la zona y te ayuda a conseguir un abdomen más plano y fuerte.
Además, un core fuerte es la mayor inversión para tu salud, ya que actúa como un «corsé» que, entre otras funciones, protege los órganos internos que no cuentan con protección ósea.

beneficios de hacer sentadillas

5.- Mejoran tu postura

Ya sea si estás realizando sentadillas con peso o sólo con tu cuerpo, estás trabajando la parte superior de tu cuerpo, trapecio y romboides, para estabilizar tu postura en el movimiento.
Además de realizar un trabajo mantenido en la musculatura general de la espalda y lumbares, lo cual fortalece tu zona posterior, mejora y beneficia enormemente tu postura.

 

¿Te convencen nuestras razones?
Pues la buena noticia es que ¡puedes realizar sentadillas cada día y en cualquier lugar!
Lo único que debes tener en cuenta es la técnica correcta para hacer sentadillas y así evitar posibles lesiones.
Verás como en un par de semanas notarás los resultados en todo el cuerpo.