La calabaza es una hortaliza que puede alcanzar grandes dimensiones, desde los 15 cm de diámetro hasta los 25kg de peso, y cuyo color encierra un gran tesoro.

El color anaranjado de la calabaza advierte la presencia masiva de carotenoides, concretamente betacarotenos que se convertirán en vitamina A en nuestro organismo. Estos carotenos, junto con las vitaminas E y C ofrecen un efecto protector de la vista y del corazón.

La calabaza posee un ligero sabor dulce que  puede conducirnos al error de pensar que contiene muchos azúcares que nos harán engordar, pero se trata en cambio, de un alimento hipocalórico, con pocos hidratos de carbono y un aporte energético de 28 kilo-calorías por cada 100 gramos, ¡Muy pocas en comparación a sus beneficios!

Beneficios de la calabaza

La calabaza es una hortaliza generosa en fibra soluble y en minerales como el potasio y el calcio. Así que actúa como un excelente depurativo y estimulante de la digestión.

Además de ello, el consumo de calabaza está indicado en las inflamaciones urinarias, insuficiencia renal, estreñimiento, afecciones cardíacas, insomnio y diabetes.

Cómo prepararla

La calabaza es un alimento muy versátil en la cocina. Puede utilizarse en potajes de legumbres, como crema junto con otras verduras, como puré o como ingrediente de platos como Cous Cous, carnes guisadas, etc. También puede hacerse al horno, ya sea para tomar como plato salado o como postre si le añades miel…

Y si eres de las personas aficionadas a la cocina, sabrás que hay multitud de platos que aceptan maravillosamente la aportación del sabor tan característico de la calabaza. Sólo es cuestión de echar a volar la imaginación.

Hoy te dejamos una receta deliciosa y rápida para disfrutar del sabor y los beneficios de la calabaza.

CHIPS DE CALABAZA

chips calabaza

Ingredientes:

  • 250 g. de Calabaza
  • aceite de oliva virgen
  • sal gorda

Preparación:

Pelamos la calabaza, quitamos las semillas y lavamos. Dejamos que escurra bien y cortamos la pulpa en forma de bastones. Ponemos a calentar el aceite en una sartén o freidora y sumergimos los bastones cuando la temperatura alcance los 180ºC aproximadamente.

Mantenemos los bastones unos minutos hasta que por fuera queden crujientes y a continuación sacamos los chips de calabaza del aceite. Los ponemos a esucurrir en una bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y espolvoreamos sal gorda por encima.

Si no quieres hacerlos fritos, y así ahorrarte sumar calorías al plato, puedes optar por hornear los bastones durante unos 10-15 minutos.