Compartir

Seguramente hayas oído hablar de los mandalas y su uso terapéutico.

Hoy en día podemos ver a psicólogos, educadores y otros terapeutas trabajando con mandalas como herramientas para la relajación y la meditación, en las salas de clase o incluso en el ambiente de trabajo, por lo que es un concepto que escuchamos a menudo, pero…

¿Sabes realmente qué son los mandalas?

Los mandalas tienen su origen en La India y su nombre en sánscrito significa “rueda o círculo”, sin embargo el concepto de mandala engloba mucho más que una simple figura geométrica o conjunto de formas para pintar.

Los mandalas representan la relación entre el microcosmos (que contempla al ser humano como un mundo completo en sí mismo, como un universo a escala) y el macrocosmos (que alude a un universo completo, al margen de la naturaleza humana).

Los mandalas hablan de una relación entre distintos aspectos de la vida y el universo:  Tierra, el Sol y la Luna; la forma en que se organiza este Universo y cómo fluye también la energía dentro de él.

Los mandalas desde un punto de vista espiritual reflejan el equilibrio y la transformación de quien los crea y los observa.

Desde un punto de vista más humano y personal los mandalas representan nuestros círculos cercanos (familia, amigos, comunidad, entorno)…

un aspecto que también se trabaja a la hora de usar mandalas para el auto-conocimiento y la expresión de emociones.

Para los budistas, que utilizan estas figuras para la meditación y la espiritualidad, lo más importante de los mandalas es el proceso de creación de los mismos.

En este proceso es donde la persona se va conociendo a si misma y reflejando su interior.

 

Distintas formas de usar mandalas

Los mandalas han estado presentes en la vida del hombre desde tiempos inmemoriales.

Si vemos las figuras de pueblos originarios podemos observar el uso de formas circulares como una manera de entender el mundo y la naturaleza, algo que continúa hasta hoy en diferentes culturas.

Los mandalas se pueden pintar, observar o crear desde cero. También se puede meditar con ellos, sentándose en una posición cómoda observando detenidamente cada forma, cada color y detalle, evitando otra distracción de cualquier tipo.

Las formas de utilizar los mandalas son muy diversas y por ello decimos que tienen un gran poder.

Cómo los usemos dependerá del objetivo, el momento y la persona, por ejemplo:

  • Un uso terapéutico del mandala es pintarlo desde dentro (el centro del mandala) hacia fuera para personas que necesitan expresar sus sentimientos y vencer la timidez o el miedo.

 

  • Si al contrario, la persona necesita mirar hacia su interior, escucharse y entender algunos aspectos de su vida, el mandala se pintará desde el borde externo hacia dentro.

 

  • Como experiencia grupal de participación, el mandala puede ser pintado por un grupo de personas que estén trabajando aspectos comunes (en una asociación, un grupo de ayuda, un equipo de trabajo, etc…).
    • Al ocuparse conjuntamente del mandala las personas interactúan de una manera diferente a la establecida, colaboran por esa armonía que debe crearse en las formas y colores, trabajando a su vez las relaciones personales y el equilibrio entre los participantes y su entorno.

 

  • El uso de mandalas en niños pequeños y adolescentes es una buena forma de trabajar aspectos como la concentración, la paciencia y el equilibrio emocional. Hay muchos centros educativos que ya utilizan esta técnica para disminuir el estrés en los niños y entregarles así herramientas para su vida adulta.

 

  • En salud mental también se utilizan con frecuencia los mandalas. Tanto como forma de evaluación, para saber cómo se sienten y se ven los usuarios a sí mismos, como una manera de liberar la tensión y ayudar a disminuir la ansiedad.

 

  • En Terapia Ocupacional, que es mi profesión, se usan para muchos objetivos, tanto a nivel físico (para trabajar con patologías neuromusculares , por ejemplo) como a nivel mental  y emocional.
  • En definitiva los mandalas se utilizan como una herramienta más en el tratamiento holístico de la persona.

Tipos de mandalas

Hoy en día encontramos un sinfín de material basado en la técnica de los mandalas.
Hay mandalas para niños y adultos. Los hay de diferentes motivos (árabes, budistas, florales, lineales…) por lo que su uso se puede extender a todos los gustos.
Hay también libros que reúnen mandalas y que son muy útiles para llevarlos a cualquier sitio y que nos acompañen cuando necesitamos un momento de tranquilidad.

¿Cómo trabajo con mandalas?
A mi personalmente, los mandalas me parecen una buena introducción a la meditación, sobre todo para los que nos cuesta quedarnos quietos por mucho tiempo.

Cuando pinté mi primer mandala estaba ansiosa por verlo terminado y, debido a mi falta de paciencia, me costó mucho mantenerme pintando hasta el final.

Por ello una de los aspectos personales que trabajo cuando pinto mandalas es la paciencia y el estar en el “tiempo presente”.

Dejar de pensar en el resultado y disfrutar el proceso. Pintar y sólo pintar, sintiendo y viviendo mi experiencia en ese momento.
Al final, cuando ya está terminado, valoro cómo me sentía antes y después e intento quedarme con algo nuevo aprendido.

Es un proceso que va llevando paulatinamente al conocimiento interno y a la meditación.
Cuando pintamos mandalas averiguamos quienes somos realmente, qué estamos sintiendo, qué nos frustra y qué deseamos.
Algo tan sencillo como dibujar y pintar, puede ser totalmente enriquecedor y liberador, de ahí el poder creativo, transformador y terapéutico de los mandalas.

Y tú ¿Has pintado alguna vez un mandala? y si es así ¿Te ayudó en algo en concreto?

Me encantaría saber tu experiencia. Y si no lo has probado aún te animo a que lo hagas.

Verás el gran poder que tienen los mandalas sobre nuestra mente y lo fantásticos que son para quitarnos el estrés y centrarnos en lo importante. Ya sabes que te leo en los comentarios.

Un abrazo

Gabriela

Compartir
Mi nombre es Gabriela Litschi, soy terapeuta ocupacional, instructora de Yoga formada en el Instituto Europeo de Yoga y especializada en Maternidad. Puedes conocer más sobre mi en http://www.naturayterapia.com/acerca-de/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, añade tu comentario
Por favor, añade tu nombre